Metidos ya de lleno en la operación bikini, en las farmacias, aumenta la oferta y la compra de todo tipo de productos que prometen ser la solución milagrosa para quitarnos los kilos que creemos que nos sobran. Después de preguntar en varias farmacias (¡muchas gracias por la participación!) he hecho una recopilación de los top ventas para analizarlos y ver qué nos ofrecen.

Arkopharma y la dieta de la alcachofa

Para empezar me gustaría resaltar que esta empresa ha incumplido de forma flagrante la legislación vigente sobre la publicidad de productos dietéticos. Podéis informaros mejor en este artículo de Juan Revenga. Cada vez es más evidente la necesidad de mejorar la legislación en cuestión de publicidad.

Centrándonos en el producto de las ampollas de alcachofa esta es la explicación que nos dan en la web del producto.

Captura de pantalla donde se pueden leer las propiedades que asocia Arkopharma a sus productos.Respecto a la cuestión de la etiqueta de ecólogico o bio podéis leer este artículo de Vitonica que profundiza en su significado. Sobre las propiedades asociadas tanto al hinojo como a la alcachofa poco hay que añadir. Ambos son alimentos vegetales con gran cantidad de fibra, vitaminas y minerales.

Este tipo de alimentos deben ser la base de nuestra alimentación si queremos tener unos hábitos de vida saludables. La cuestión es que no podemos caer en el nutricionismo de valorar un alimento en base a un solo nutriente o a una de sus propiedades, ya que los efectos que estos alimentos tienen en nuestro organismo vienen dados, en gran parte, por su totalidad, no por tomar los nutrientes de forma aislada. Lo más interesante de los vegetales es su gran aporte de fibra y, ya sea en capsulas o en ampollas, se pierde ese aporte así como la masticación, que también es muy interesante a nivel metabólico.

Si analizamos la composición detallada de los mismos encontramos el siguiente listado:

Extracto de fruto de hinojo  BIO [obtenido a partir de 500 mg de fruto de hinojo BIO (Foeniculum vulgare Mill) por 1 ampolla] – Azúcar de caña BIO – Aromas naturales (sabor anís y regaliz) – Zumo concentrado de limón BIO (Citrus limon (L.) Burm. f.) – Extracto de hoja de alcachofa BIO [obtenido a partir de 1300 mg de hoja de alcachofa BIO (Cynara scolymus L.) por 1 ampolla]

No puedo dejar pasar el detalle de que, en la descripción del producto, destaca que no utilizan edulcorantes, pero luego podemos ver que en la composición, el segundo ingrediente es el azúcar de caña. Una demostración más de que hay que leer las etiquetas y no quedarse en la información del envase o la descripción del producto.

El precio de estas ampollas es de algo más de 10 euros. Comprar un kilo de hinojo y otro de alcachofa no supera los cinco. Consumir estos dos vegetales tampoco va a hacer que adelgaces de forma drástica, pero te aseguro que va a contribuir mucho más a tu salud global que tomar este tipo de productos. Podemos encontrar una gran variedad de ampollas, capsulas o pastillas procedentes de distintas plantas, pero todas ellas afirman aportar distintos nutrientes que podemos obtener de fuentes mucho más baratas e interesantes a nivel nutricional y gastronómico.

Bimanan y los sustitutivos

El mercado de los sustitutivos de comidas no es nada novedoso. De hecho, debería hacernos sospechar el simple hecho de que, si lleva tanto tiempo y los resultados son tan prometedores, debería estar integrado en cualquier plan nacional de salud.

Es más, esta reflexión se aplica a cualquier dieta milagro que se pone de moda (llámala Detox, Ducan, Atkins, etc.). La obesidad es una preocupación de salud publica y ninguna de estas dietas ha mostrado ningún tipo de resultado significativo, ya que, de hacerlo, todos los profesionales interesados en mejorar la salud poblacional la recomendaríamos a nuestros pacientes. Si no es así, sospecha.

Este tipo de productos basan su efectividad en sustituir una o varias comidas del día por barritas, batidos o cremas. Dichos productos tienen un bajo aporte calórico, por lo que, irremediablemente nos van a ayudar a adelgazar. Parece lógico, ¿no?

¿Dónde está el fallo? Yo destacaría tres cuestiones importantes a tener en cuenta. Por un lado, este tipo de productos obvia el carácter social y de placer de la comida. Un alto porcentaje de lo que comemos no lo hacemos por suplir nuestro gasto energético. Lo hacemos porque nos gusta comer y porque es un punto de encuentro y disfrute social. Mediante estos productos estamos eliminando ese factor, ya que, por muy ricos y bien diseñados que estén, suelen ser sabores planos y repetitivos, por lo que en seguida nos cansamos.

Grupo de gente compartiendo una mesa.
No podemos negar el aspecto social de la comida.

En cierta manera, perdemos el valor social de la comida, ya que carece de sentido compartir la mesa con alguien si no estamos comiendo nosotros también. Además de la tentación que supone ver comer a alguien, lo que enlaza con la siguiente cuestión a considerar.

La falsa seguridad que ofrecen estos productos hace que sea muy difícil que nos limitemos a comer lo que habíamos planeado. Como hemos comido un sustitutivo al mediodía, no pasa nada porque a media tarde comamos un pincho de tortilla con una cerveza o un café con un poco de bizcocho. Tiene sentido, ¿no? Haber sustituido una de nuestras comidas nos da la sensación de contar con un amplio margen.

Y es que la principal carencia de este método (y de otros muchos) es la falta de educación nutricional. Si tienes unos malos hábitos de vida puede (y solo puede) que, durante un tiempo pierdas algo de peso por lo restrictivo de este plan, pero, tras dejarlo y volver a tus anteriores hábitos no solo recuperarás el peso perdido sino que es muy probable que engordes y, lo más peligroso, corres el riesgo de desarrollar un TCA.

XLS y los atrapagrasas

Hay una amplia gama de productos captagrasa o quemagrasas. No puedo pasar sin mencionar este artículo de Juan Revenga donde se habla de los peligros de estos últimos.

Este tipo de productos captagrasas funcionan absorbiendo las grasas y evitando que estás sean digeridas. Parece el método perfecto. Si las grasas no se digieren no podemos engordar, pero nuevamente debemos plantearnos la siguiente pregunta. ¿Si es tan sencillo porque no se extiende su uso? Se me plantean tres cuestiones principales.

La primera y más obvia es que, por un lado, estos productos no absorben toda la grasa que ingerimos, por lo que siempre va a haber una parte que pase a nuestro organismo y, por otro lado, no sólo la grasa aporta calorías a nuestro cuerpo. Tanto las proteínas como los hidratos de carbono nos aportan energía, por lo que, eliminar parte de las grasas solo evita una pequeña parte de todo lo que ingerimos.

Las siguientes cuestiones son un poco compartidas con el resto de productos. Utilizar este tipo de productos hace que tengamos la falsa seguridad de que podemos comer prácticamente lo que queramos, ya que, como lo que estamos tomando va a impedir que absorbamos la grasa, no tenemos porque preocuparnos. Nuevamente volvemos a la cuestión de la educación alimentaria.

Conclusión

Sin un cambio real de hábitos ningún proceso de pérdida de peso puede tener un efecto real a largo plazo y ese cambio no lo vamos a conseguir utilizando los “atajos” que nos ofrecen productos como estos.

Soy muy consciente de que todos estos productos hacen hincapié en la necesidad de llevar una dieta saludable y una vida sana, por lo que se podría decir que reconocen la necesidad de ese cambio de hábitos, pero la cuestión es que, si realmente lo llevamos a cabo, no necesitamos utilizarlos.

Es la jugada perfecta, ya que, si sigues las pautas generales con respecto a la alimentación que muchos de estos productos te dan, lo más probable es que pierdas peso, por lo que el éxito lo asociarás al consumo de esos productos y no al cambio de hábitos. En cambio, si no llevas a cabo ese cambio y no pierdes peso, la culpa será tuya por no haber realizado ese cambio. Tanto si tienes éxito, como si fracasas, el aporte del producto es insignificante.

Si realmente te preocupa tu peso y tu estilo de vida invierte el dinero que vas a malgastar en este tipo de productos en un dietista-nutricionista que te ayude a llevar a cabo un cambio de hábitos que te haga ganar salud. O, al menos, empieza por invertirlo en una buena alimentación libre de ultraprocesados y productos de mala calidad. Recuerda que el objetivo debe ser ganar salud, no perder peso cueste lo que cueste.

Puede que también te interese...

ABRIL 29, 2019

Aquarius Raygo, cuando lo...

Coca-cola acaba de lanzar al mercado un nuevo producto. Las bebidas Aquarius Ray-go. Las...

2

SEPTIEMBRE 29, 2018

Día mundial del corazón

Si hay un órgano importante en el cuerpo humano ese es el corazón. Seis semanas...

0

SEPTIEMBRE 22, 2018

Nutrición y cáncer

Cáncer. Seis letras. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) el...

0

¿Me cuentas que te ha parecido?