Entre el 14 y el 16 de diciembre ha tenido lugar en Granada el evento Desgranando Ciencia 5 en el que he podido dar una microcharla de 10 minutos. Aquí voy a desarrollar un poco más el tema.

De entrada tengo que agradecer a los organizadores el esfuerzo que han hecho a nivel organizativo y lo fácil que han hecho todo.

ASENTANDO CONOCIMIENTOS

Para la charla decidí tratar el tema de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y la relación que tienen con la navidad. Aunque antes de empezar, hice una pequeña lista de tips básicos de nutrición. Quiero aprovechar este artículo para añadir algo más de información sobre cada uno de ellos.

Alcohol. Dado que el alcohol está socialmente aceptado y ampliamente extendido, creo que cualquier momento es bueno para recordar que la evidencia ha demostrado sobradamente que es perjudicial para la salud. Aquí os añado algunos enlaces de otros compañeros que han hablado sobre este tema. Julio BasultoJuan Revenga o Aitor Sánchez

Azúcar libre y obesidad. Como veréis en la charla, hablé del documental que cuenta la historia de Jonas Salk. Os dejo el enlace por si queréis saber más y algunos artículos sobre el consumo de azúcar en nuestros días. Luis Jiménez, Miguel Ángel LurueñaMarián García.

Respecto al último punto me gustaría dejaros algún artículo que desarrolla un poco más tanto el plato saludable de Harvard como el triangulo de la nutrición del instituto flamenco de vida saludable.

Imagen del plato saludable de Harvard

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Como os he dicho, la charla duraba 10 minutos y, no os voy a engañar, los nervios me jugaron una mala pasada. Tuve que improvisar y acelerar para no pasarme. Así que voy a aprovechar que de aquí no me echan para desarrollar un poco más el tema. Normalmente, cuando pensamos en TCA solemos pensar en anorexia y bulimia. Pero por desgracia cada vez hay más tipos de trastornos y cada vez afectan a más perfiles diferentes. Cada vez más personas tienen una mala relación con la comida que les causa sufrimiento. Incluidos los niños.

TIPOS

Como he dicho, los TCAs más conocidos son la anorexia y la bulimia, pero, por desgracia, esta lista va creciendo. Voy a citar los principales:

  • Anorexia nerviosa. Se trata de un trastorno por el que las personas que lo padecen reducen su ingesta, pierden el apetito y tienen miedo a aumentar de peso. Las consecuencias pueden ser fatales. A pesar de ser un trastorno mayoritario en mujeres también se da en hombres.
  • Bulimia nerviosa. En estos pacientes se da una pérdida de control en la que comen grandes cantidades de comida que vienen acompañados de purgas para evitar el aumento de peso. No es raro que se den conjuntamente la anorexia y la bulimia.
  • Trastorno por atracón. En este tipo de trastorno podemos encontrar grandes similitudes con la bulimia, pero la diferencia es que estos pacientes no utilizan medidas compensatorias posteriores a los atracones.

CAUSAS

En problemas tan complejos, las causas son múltiples y cada caso debe estudiarse de forma individualizada. Aún así, quiero citar algunos de los principales condicionantes para estos trastornos.

  • El ambiente obesogénico. He hablado ya muchas veces de este problema. A diario recibimos estímulos que nos llevan a consumir productos ultraprocesados de todo tipo: bebidas, snacks, bollería, chocolatinas, etc. La industria alimentaria desarrolla todo tipo de productos que tienen como objetivo estimular nuestros sistemas de placer de forma rápida. Además, este tipo de productos suelen tener la característica de ser muy palatables, fáciles de comer y, sobre todo, poco saciantes. De esta forma seguiremos abiertos a nuevos estímulos que nos lleven a seguir consumiendo. En el caso de los niños es especialmente llamativo.
  • Cánones de belleza. Hay mucho escrito sobre esto y, por suerte, la gente cada vez esta más alerta sobre este aspecto. De hecho, uno de los peligros emergentes con el nuevo concepto de la mujer real y el bodypositive es que, con el pretexto del autoestima y la aceptación, se deja de lado el riesgo para la salud que conlleva el sobrepeso o la obesidad. No debemos cometer el mismo error que se cometió con la delgadez extrema.
  • La imagen en las redes sociales. Entre los adolescentes es muy habitual que, continuamente, se suban fotos a las redes sociales. Esto genera una presión extra sobre nuestra imagen que puede ser un factor más en el desarrollo de este tipo de trastornos.
  • La publicidad emocional. En este blog ya hemos hablado sobre este tema, podéis verlo en este enlace. Es muy habitual que las campañas publicitarias de ultraprocesados utilicen las emociones para asociarlas a sus productos. Si tenemos en cuenta que la tristeza, la ansiedad o el estrés son fuertes desencadenantes en este tipo de trastornos, podemos imaginar el daño que hacen este tipo de anuncios.

AYUDA

Como dije en la charla, el psicólogo sanitario es el profesional de referencia. Cada vez es más habitual que estos profesionales colaboren con dietistas-nutricionistas. Un enfoque como el que llevan a cabo en NorteSalud incluye otros profesionales como entrenadores personales o cocineros. Evidentemente, cuantos más profesionales colaboren de forma proactiva mejor va a ser el tratamiento, pero lo clave es que el entorno del paciente se implique.

La familia y los amigos del paciente pueden ser sus principales enemigos, pero también sus mejores aliados. Si conoces a alguien que está preocupado por su peso, que quiere perder peso o que ha decidido mejorar su alimentación, respétalo. No sabemos que puede haber detrás de esa decisión.

TCA Y NAVIDAD

En pocos días se van a dar momentos muy difíciles para estas personas. Cenas de empresas, de amigos, familiares. Eventos en los que se tendrán que enfrentar a grandes cantidades de comida. Imaginad a un drogadicto teniendo que enfrentarse a jeringuillas, pastillas y drogas de todo tipo. Eso es lo que puede experimentar una persona con un TCA.

Para alguien con trastorno por atracón, enfrentarse a una mesa llena de comida que le gusta y en la que, además, está aceptado socialmente comer grandes cantidades, puede ser un enorme detonante. Se pone a prueba su capacidad de control.

Mesa llena de comida

Por si no fuera poco, en este tipo de reuniones se escuchan un montón de frases que avivan la llama de estos trastornos. “De aquí salimos rodando” “En enero todos al gimnasio” “Mañana no como” o la peor… “Tendríamos que hacer como los romanos… vomitar y seguir comiendo”

Además, solemos juntarnos con gente que no vemos desde hace tiempo y no es raro que se hagan comentarios sobre nuestra imagen como por ejemplo “Pues te veo más delgada” “Has engordado, ¿no? Estás mucho mejor ahora” “Te has comido a tu anterior yo, ¿no? Jo como te cuidas”

Al preparar esta charla he podido hablar con Cristina Andrades, una gran profesional que trabaja a diario con estos pacientes. Ella me ponía un ejemplo que creo que es muy gráfico. Probablemente todos conozcáis alguna pareja de amigos que han intentado quedarse embarazados y no han podido. El problema de la fertilidad ya no nos es ajeno y, por eso mismo, tenemos mucho cuidado con ciertos comentarios o preguntas respecto a los embarazos. O debemos tenerlo.

Pues algo así debemos empezar a tener con respecto a este tipo de temas, ya que, por desgracia, cada vez son más habituales y no sabemos que hay detrás de un cambio físico.

No hace falta evitar todo tipo de cenas y comidas, pero es importante sensibilizarnos con respecto a estos temas para asegurarnos de tener el control de estas situaciones. Nadie está libre de tener un problema de este tipo, por lo que debemos cuidar nuestra relación con la comida para asegurarnos que, algo tan placentero como reunirnos y comer con la gente que queremos no pase a ser un suplicio.

Por último, quiero agradecer a Gema García, Cristina Andrades y a Andrea Arroyo su asesoramiento y opinión para esta charla. Las tres son estupendas profesionales que trabajan a diario con este tipo de trastornos. Os dejo aquí el enlace para mi charla y os recomiendo que, siempre que podáis, acudáis a eventos de este tipo. Es necesario que entendamos que la ciencia también es cultura y puede ser divertida.

Puede que también te interese...

¿Me cuentas que te ha parecido?