Cáncer. Seis letras. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) el término cáncer engloba un grupo numeroso de enfermedades que se caracterizan por el desarrollo de células anormales, que se dividen, crecen y se diseminan sin control en cualquier parte del cuerpo. Si preguntamos a cualquier persona que lo haya sufrido en su propio cuerpo o en el de algún familiar o amigo cercano seguramente nos dirán que el cáncer es miedo.

Ese miedo es aprovechado por muchos estafadores que, aprovechándose de todas las incógnitas que rodean a esta enfermedad, inventan todo tipo de teorías y tratamientos para, en el mejor de los casos, hacerse con el dinero de los enfermos y sus familias. En el peor de los casos, estos dejan los tratamientos que verdaderamente funcionan y mueren. Os animo a conocer el caso de Mario para que veáis hasta qué punto pueden ser peligrosos estos estafadores.

En España, el 27% de las muertes en el año 2017 fueron por causa del cáncer. Se trata de la primera causa de muerte en hombres y la segunda en mujeres. En el caso de los hombres el más frecuente es el colorrectal, mientras que en el de las mujeres es el de mama. Puedes conocer más datos en el siguiente enlace.

 

Causas

Las causas que lo provocan todavía no están claras y varían de un tipo de cáncer a otro. Aunque sabemos cada vez más y los tratamientos van avanzando muchísimo sigue siendo una enfermedad con una alta tasa de mortalidad. El ambiente en el que vivimos, nuestro estilo de vida y la genética, parecen ser algunas de las causas probables para desarrollar esta enfermedad.

Es cierto que en los últimos años han aumentado los casos. Esto se debe, principalmente, a que cada vez somos más capaces de diagnosticarlos y a que la esperanza de vida cada vez es mayor. No debemos hacer caso del discurso de muchos de esos estafadores que asocian el aumento de número de casos al ritmo de vida, a la contaminación, a las vacunas o a los pesticidas en función de la causa que pretenden defender.

Con respecto a las causas, la OMS ha creado la Agencia Internacional para la Investigación contra el Cancer (IARC). Entre otras cosas, este organismo clasifica distintos componentes en función de su carcinogenicidad. Hace unos años fue muy controvertida la noticia de que las carnes procesadas se clasificaban en el grupo 1 como cancerígeno.

Los medios publicaron todo tipo de titulares sensacionalistas en base a esta noticia. Como pasa muchas veces, contando medias verdades. Es importante entender la diferencia entre nivel de evidencia y nivel de riesgo.

Recopilación de algunos titulares que relacionaban el consumo de carne roja con el cáncer.
Recopilación de algunos de los titulares con respecto a la carne roja y el cáncer.

Dentro de este grupo se encuentra también el tabaco. Esto quiere decir que tenemos la seguridad de que el consumo de ambos supone un riesgo claro de padecer cáncer. Pero no al mismo nivel. Si tú que me estás leyendo ahora te subes a una mesa y saltas, te caerás. De la misma forma que te caerás si saltas por una ventana (NO LO HAGAS). La evidencia de que te vas a caer, es la misma, pero el riesgo es distinto.

Por cierto, está ampliamente documentado el riesgo que supone el consumo de alcohol para el desarrollo de varios tipos de cáncer. ¿Has visto titulares como los que se vieron al respecto de la carne? No, ¿verdad?

Desnutrición hospitalaria

Evidentemente cada tipo de cáncer es distinto. Cada tratamiento debe ser pautado y supervisado por un oncólogo profesional, pero algo común a todos ellos es el riesgo de desnutrición.

Por desgracia, el papel de los dietistas-nutricionistas en la sanidad es aún mucho menor del que debería. La evidencia demuestra que el factor nutricional es clave en cualquier ingreso hospitalario. Una mala nutrición alarga el tiempo de recuperación y las estancias en el hospital (generando un mayor gasto en la sanidad).

Ya en 2012 la asociación de dietistas holandeses encargó un informe a una agencia externa para valorar el coste-beneficio que suponía la inclusión de dietistas-nutricionistas en la sanidad pública. Puedes conocer más acerca de esto en este artículo de Juan Revenga del que cito textualmente:

“Por cada euro invertido en el asesoramiento dietético de estos pacientes, la sociedad recibe a cambio un neto de entre 14 a 63 euros: 56 euros en términos de mejora de la salud en general; 3 euros en el ahorro neto del coste de las atenciones sanitarias; y los otros 4 euros en términos de aumento de la productividad [se entiende del paciente que coge menos bajas]”.

Según este documento de consenso de la FEN, en España, la prevalencia de desnutrición de los pacientes hospitalizados es de entre el 30% y el 50% y aumenta a medida que se prolonga la estancia hospitalaria. Una persona enferma, por lo general, necesita un mayor aporte nutricional. En cambio, en muchos casos, tenemos pacientes que, al alta, están peor desde el punto de vista nutricional que en el momento del ingreso.

Si hablamos de nutrición y cáncer debemos hablar de la caquexia. Esta complicación es muy frecuente en pacientes oncológicos y suele dar lugar al síndrome de anorexia-caquexia. Así la define la SEOM.

“La caquexia, definida por una pérdida acelerada de peso, en particular de masa muscular, es una complicación frecuente en los pacientes con cáncer, un factor de mal pronóstico y que condiciona la tolerancia al tratamiento citostático y en último término una causa importante de muerte. Se presenta en alrededor del 50% de enfermos con tumor extendido y hasta el 80% en fase terminal, siendo más frecuente en tumores gastrointestinales y de pulmón. Se acompaña habitualmente de anorexia configurando el “síndrome de anorexiacaquexia”.

Nutrición en el cáncer

El asesoramiento nutricional para los pacientes con cáncer debe ser personalizado y llevado a cabo por un profesional. En este apartado simplemente pretendo dar algunas pinceladas sobre las particularidades de esta enfermedad.

En muchos casos, se dan condiciones que dificultan la nutrición. Sobre todo en aquellos casos en los que está afectado el sistema digestivo será importante adaptar la presentación de los alimentos para salvar esos problemas. Al mismo tiempo, habrá muchos casos en los que sea necesaria una suplementación para llegar a los requerimientos.

Además, es habitual que se den alteraciones en el gusto y el olfato. En esos casos habrá que buscar estrategias para disminuir el olor de los alimentos como elegir preparaciones en frío.

Siendo la nutrición un factor clave en la prevención, tratamiento y recuperación del cáncer es increíble que no haya una mayor presencia de dietistas-nutricionistas en la sanidad pública.

Manifestación en favor de la inclusión de dietistas-nutricionistas en sanidad..

Asimismo, creo que debemos concienciarnos y sensibilizarnos sobre la importancia de una buena alimentación en todas las etapas de la vida. Más aún cuando estamos enfermos y más todavía si nuestra enfermedad es tan grave como un cáncer.

Evidentemente no se puede generalizar y cada caso es distinto, pero creo (y se trata de una opinión personal) que es habitual en las familias de pacientes con cáncer que quiten importancia a la alimentación. No nos gusta ver sufrir a nuestros seres queridos. Por ello, muchas veces tendemos a evitar discusiones cuando nos dicen que no quieren o pueden comer. Si, por desgracia, te encuentras en una situación así. Recuerda que la alimentación va a ser casi tan importante como el tratamiento para que te recuperes.

Prevención

El carácter genético y el desconocimiento que hay en torno a esta enfermedad hace que nada pueda garantizarnos que no vamos a padecerla. Lo que podemos hacer es comprar cuantos menos boletos  mejor.

Respecto a la prevención, estos son los consejos que da la OMS de forma resumida:

  • Evita el tabaco. Es el factor de riesgo evitable que, por si solo, evita más muertes por cáncer en todo el mundo.
  • Realiza actividad física y aumenta el consumo de frutas y hortalizas frente a carnes rojas.
  • Evita el consumo de alcohol.
  • Vacúnate y previene infecciones.
  • Evita la exposición a productos químicos y contaminación ambiental.
  • Evita la exposición a agentes carcinógenos en tu trabajo.
  • Controla la exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta y usa filtro solar.

Una vez más, quiero aprovechar este artículo para hacer hincapié en la necesidad de entender la nutrición y el cambio de hábitos como una estrategia a largo plazo que nos ayude a mejorar nuestra salud y a prevenir enfermedades. No te mires al espejo buscando una imagen ideal. Mírate al espejo buscando salud. Piensa en la alimentación como tu primera herramienta para cuidarte.

Puede que también te interese...

SEPTIEMBRE 29, 2018

Día mundial del corazón

Si hay un órgano importante en el cuerpo humano ese es el corazón. Seis semanas...

0

AGOSTO 15, 2018

La bomba del verano

Por desgracia, como pasa muchas veces en twitter, ha surgido una gran polémica y digo...

0

MAYO 16, 2018

De aquellos tratos…...

Esta historia comienza allá por 2015 cuando la OMS pública este informe instando a...

1

¿Me cuentas que te ha parecido?