Los zumos y batidos detox surgieron hace ya bastante tiempo, pero parece que han venido para quedarse. No es raro ver a la “celebrity” de turno con un gran vaso de zumo verde paseándose de forma casual o recomendándolo directamente en sus redes sociales. Las última ha sido Vicky Martín Berrocal.

Horas de gimnasio, tratamientos de belleza y quirófanos pasan a un segundo plano. El secreto de su belleza (y su éxito) está en ese vaso de algo más de medio litro. Por cierto, se ve que ese zumo no hace efecto en hombres y los pobres tienen que buscar el éxito y la belleza en otros sitios. Ellos ni lo promocionan, ni se les ve con él, pero no nos despistemos, estábamos con el vaso. ¿Qué tendrá? ¿Será la tan buscada ambrosía?

Pues no. Lo que tiene es fruta, verdura y, sobre todo, mucho marketing. Como ya he dicho este tema no es nuevo y ya se ha escrito y hablado mucho y muy bien sobre él. Aquí tienes algunos ejemplos de Juan Revenga, Aitor Sánchez (Mi dieta cojea), Virginia Gómez (Dietista enfurecida), o Julio Basulto, entre otros.

A modo de resumen y para apoyar mi infografía  voy a hablaros de cuatro puntos que, en mi opinión, son claves en este tema.

Falso concepto detox

Todas las marcas, recetas y referencias a este tipo de batidos o zumos hacen mención al concepto detox. Hoy en día estamos expuestos a un montón de contaminación, comemos infinidad de aditivos, números E, no tenemos tiempo de hacer deporte, apenas comemos verdura,  estamos muy estresados y, por lo tanto, nuestro organismo esta intoxicado. ¿Qué mejor forma de ayudarle que con un batido que tiene, principalmente, fruta y verdura?

Además, si lo tomamos como una dieta y durante varios días solo ingerimos ese tipo de batidos, estaremos haciendo una limpieza general de nuestro organismo que nos va a permitir seguir con nuestro ritmo de descuidada alimentación, ingesta de alcohol y nada de actividad física. ¿Qué mejor solución que esta?

Los zumos detox prometen magia.
Comercial de zumos DETOX hablando de su producto.

Pues lo siento, pero por suerte esa solución no es tal. Y digo suerte porque si realmente estuviéramos intoxicados no habría batido, por chic-cool-trendy que fuera que nos pudiese ayudar.

Nuestro cuerpo tiene órganos como los riñones, el hígado y la piel para eliminar las toxinas. En el caso de que alguno de estos órganos falle y las toxinas se acumulen en nuestro interior tendremos un problema bastante grave cuya solución pasa por un tratamiento de diálisis y creedme, no es glamuroso en absoluto.

¿Quiere decir que comer frutas y verduras no es bueno?

No. Nuestra dieta debe estar basada eminentemente en el consumo de estos vegetales, pero cuando digo consumo me refiero a comida, no bebida y, para ello, no es necesario pagar unos 50 euros diarios. Con un estilo de vida saludable podemos asegurar el buen funcionamiento de los órganos necesarios para mantener nuestro organismo libre de toxinas. Lo siento, pero un estilo de vida insano no se soluciona compensando con una dieta de tres días a base de batidos o zumos.

Oxalatos

Otro de los grandes problemas que presentan estos productos es que suelen tener en su composición verduras de hoja verde como el puerro o las espinacas. Este tipo de vegetales tienen grandes cantidades de ácido oxálico. Voy a explicar de forma general y nada científica el por qué de que el ácido oxálico pueda llegar a ser perjudicial. Si eres químico y estás leyendo esto, no me odies.

Podemos considerar el ácido oxálico como dos imanes pegados entre sí. Mientras no se separen no pasa nada. En cambio, en la digestión, por una serie de reacciones, estos imanes se separan y empiezan los problemas.

Walter White en shock
Químicos tras leer mi explicación.

Por un lado, se unen principalmente al hierro, al potasio y al calcio formando pequeños cristales. Esto supone que no son absorbidos, pero además, si se toman en grandes cantidades, se van acumulando en el riñón en forma de piedras.

Entonces ¿Por qué la base de nuestra dieta debe ser vegetal? ¿Debemos evitar verduras como las espinacas o el puerro?

No. En primer lugar, cuando comemos verduras en ensalada no solemos comer la misma cantidad que se emplea para realizar un zumo. Además, al cocer la verdura se pierde la mayor parte de este ácido oxálico.

Según este informe de la autoridad europea de seguridad alimentaria (EFSA), el consumo de un solo zumo ya supera las cantidades máximas de ácido oxálico consideradas criticas para la formación de piedras en el riñón.

Saciedad

Tanto si se trata de un batido, como de un zumo, estamos eliminando la masticación. Este proceso tiene una gran importancia en la digestión. Cuando comenzamos a masticar el cerebro empieza a procesar la señal de saciedad. Estos productos se digieren de forma muy rápida dando lugar a poca saciedad.

Además, en la saliva hay una serie de enzimas que comienzan a digerir los alimentos, por ello es muy importante masticar bien los alimentos.

Jirafa masticando.
Deberíamos masticar con la tranquilidad de esta jirafa.

Masticar nos permite disfrutar del crujido de los alimentos. Silvia Romero explica perfectamente la importancia del sonido a la hora de comer. Te recomiendo que leas este post y reflexiones sobre ello.

Ingredientes exóticos

Por último, aunque no menos importante, hay que destacar la presencia de ingredientes en estos preparados como la sal del Himalaya, la combucha o el carbón activado (el colmo de lo absurdo, como bien explica Juan Revenga en este artículo) y otros muchos a cada cual más exótico y desconocido.

La gran mayor parte de estos ingredientes tienen como única función subir el precio de un zumo que, al fin y al cabo, está hecho a base de frutas y verduras. Por supuesto todos ellos tienen asociadas una gran cantidad de propiedades antioxidantes, vigorizantes y rejuvenecedoras, pero:

  • No suele haber evidencia científica que respalde tales propiedades.
  • No tiene más propiedades que cualquier otra fruta o verdura más local y barata.

Pero por si eso no fuera poco, debemos recordar que este tipo de ingredientes suelen ser los últimos de la lista de un producto que es líquido, por lo que su mayor porcentaje es de agua, lo que quiere decir que las cantidades de esos productos milagrosos y ultravigorizantes apenas superarán algunos miligramos.

Manos cortando comida mini
Proceso de producción de zumos DETOX

En definitiva, estaremos pagando un plus por añadir a nuestros zumos unos pocos miligramos de un producto cuya mayor función es quedar bonito en la etiqueta.

Conclusión

Como reflexión final me gustaría añadir que este tipo de tratamientos rondan los 150-200 euros. Duran unos pocos días, en el mejor de los casos es inocuo para la salud y sirve para engordar la cartera de sinvergüenzas que se valen de la preocupación por el bienestar para ganarse la vida.

Por un precio similar o inferior tenéis a vuestra disposición un enorme abanico de profesionales de la salud como dietistas-nutricionistas o técnicos superiores en dietética que os van a ofrecer un tratamiento totalmente personalizado de varios meses y con el único objetivo de que adoptéis cambios definitivos a mejorar vuestra salud.

Cada uno elige donde invierte su dinero, yo lo tendría claro ¿y tú?

 

Infografía detox

Puede que también te interese...

SEPTIEMBRE 29, 2018

Día mundial del corazón

Si hay un órgano importante en el cuerpo humano ese es el corazón. Seis semanas...

0

SEPTIEMBRE 22, 2018

Nutrición y cáncer

Cáncer. Seis letras. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) el...

0

AGOSTO 15, 2018

La bomba del verano

Por desgracia, como pasa muchas veces en twitter, ha surgido una gran polémica y digo...

0

Comments

3

¿Me cuentas que te ha parecido?