Como ya os conté en el último post, se acerca la navidad con todo lo que eso conlleva y es habitual que nos preocupen las consecuencias derivadas de los excesos típicos de esta época. De hecho los gimnasios se alegran mucho de esa preocupación, pero es importante poner las cosas en contexto.

Hombre trajeado haciendo la forma de un ángel en billetes
Dueño de un gimnasio en enero

Como ya dije en twitter (no sin cometer cierto error de cálculo), aunque tuviéramos una cena de excesos todos los días de diciembre, estás solo supondrían menos del 8,5% por ciento de las cenas de todo el año, por lo tanto, ¿No creéis que tiene más sentido preocuparse por lo que hacemos durante todo el año más que por lo que comemos en unas fechas puntuales?

De hecho, esa obsesión por lo que comemos durante estos días puede ser la semilla de trastornos de la conducta alimentaria y creerme cuando os digo que ese es un árbol que no queréis ver crecer, por lo tanto tener cuidado con los comentarios o juicios que hacemos al comer con otras personas, ya que podemos estar regando ese problema.

¿Esto quiere decir que todo vale y que podéis lanzaros a por el turrón y al cava?

Evidentemente, no. Menos aún si el resto del año tus hábitos no son los más saludables. Es por eso que en este post os hablo de algunos de los principales grupos y alimentos a tener en cuenta en estas fechas.

Grasas

Frituras, salsas y patés llenan mesas y estómagos durante estas semanas y hay que recordar que las grasas de mala calidad tienen consecuencias muy negativas para nuestra salud y, como se ha podido ver recientemente en esta imagen difundida por Perdidue es más grave de lo que pensamos.

Como alternativa os propongo hornear frente a freír, salsas en base de yogur en lugar de recurrir a aceites y cremas tipo hummus en lugar de patés.

Foto de hummus de garbanzos.Dulces

Turrones, polvorones y mazapanes son dulces típicos de navidad y tendemos a comer mucho más de la cuenta. Los peligros del azúcar son variados, pero el más conocido es que nuestro cuerpo genera una resistencia a la insulina que puede desembocar en diabetes, pero querría destacar otro de los grandes peligros.

El azúcar añadido en los turrones de chocolate no hace sino aumentar el umbral del dulzor en los niños y, cuando después prueban alimentos que tienen un sabor dulce real como el de las frutas, es más fácil que las rechacen.

Como alternativa a este tipo de productos tenemos multitud de recetas de dulces saludables, pero creo que lo más importante es educar a los pequeños en el control. Como suele decir Miss_Calorie, el segundo trozo sabe igual que el primero, por lo tanto, tanto mayores como pequeños debemos saber cuándo parar.

Foto de turrones saludables.
Recetas saludables de turrones en el blog de Sílvia Romero

Carne roja y escasez de verdura

Los platos principales de la mayoría de comidas y cenas suelen ser carnes rojas y grasas. Además, durante estas fechas no solemos tomar ni fruta ni verdura. Esta combinación es malísima, puesto que no comemos la cantidad de fibra necesaria, por lo tanto nuestras digestiones son más pesadas y eso afecta a nuestra microbiota.

Como alternativa debemos aumentar el consumo de fruta y verdura en general, pero más concretamente en esas fechas. Además, si somos nosotros los que cocinamos, podemos buscar incluir la verdura mediante aperitivos, guarniciones o usar fruta como base para nuestros postres.

Alcohol

Vino, cava y copazo suelen ser la combinación habitual para regar cenas y comidas. Qué decir del alcohol que no se sepa ya. Produce daños a todos los niveles ya sea en forma de vino, cerveza, con burbujas, sin ellas, destilado o macerado. De hecho te recomiendo que veas este vídeo de Julio Basulto por si tienes alguna duda.

Soy muy consciente de que luchar contra esa costumbre es muy complicado, pero aquí tienes un estupendo libro de bebidas saludables creado por Victoria Fagúndez en colaboración con NorteSalud que puedes utilizar como alternativa.

Portada del libro de refrescos caseros

La mejor recomendación que se puede dar con respecto al alcohol durante estas fechas es la de reducirlo todo lo posible, si es a cero mejor que mejor. Sobre todo lanzar una reflexión. ¿Con qué autoridad pretendes controlar que tu hijo de 13-14 años no beba cuando sale de fiesta si ahora te ve a ti beber estando de fiesta?

Propuesta de menú

Como no todo van a ser críticas, ahí va mi propuesta de menú para estas navidades.

ENTRANTES

Tostadas con zaluk de berenjenas

Hummus con crudites vegetales

Falafel

PLATO PRINCIPAL

Lasaña de calabaza con falsa bechamel de calabacín

POSTRE

Postre de kiwi, frambuesa y mandarina

 

 

No hace falta que sigas al pie de la letra esta sugerencia, pero ¿Cuántas navidades llevas comiendo langostinos? ¿Cuántos años has comprado patés y jamón ibérico como entrantes? ¿No te parece un buen momento para innovar?

 

Cena de navidad saludable

Puede que también te interese...

MAYO 28, 2019

Productos adelgazantes…...

Metidos ya de lleno en la operación bikini, en las farmacias, aumenta la oferta y la...

0

ABRIL 29, 2019

Aquarius Raygo, cuando lo...

Coca-cola acaba de lanzar al mercado un nuevo producto. Las bebidas Aquarius Ray-go. Las...

4

SEPTIEMBRE 29, 2018

Día mundial del corazón

Si hay un órgano importante en el cuerpo humano ese es el corazón. Seis semanas...

0

Comments

2

  • Un artículo muy ameno y didáctico, de principio a fin.
    Es lo que no entiendo de estas fechas. ¿Por qué esa obsesión por hacer tanto daño al cuerpo, comiendo como si no hubiera un mañana? Es algo impropio de nuestra especie.
    No he visto en la naturaleza caso igual, salvo en situaciones para garantizar la supervivencia en el invierno, durante el letargo.
    Me ha encantado tu blog, aquí tienes una lectora más. Un saludo.

    Responder
    • Buenas noches Mayka!

      Muchísimas gracias por tu opinión, me alegra mucho que te haya gustado tanto el blog como la entrada. Respecto a tu reflexión, piensa una cosa, todos los eventos sociales y celebraciones las hacemos alrededor de una mesa. Esto ha evolucionado al punto de que el grado de celebración lo marca la magnitud en cantidad y calidad de la comida, más allá del motivo en si mismo. Por otro lado, hay muy poca educación nutricional a nivel social, por lo que no se ve el peligro que hay detrás de esos atracones de comida y bebida insaana.

      El resultado de todos estos factores es el de cenas, comidas y reuniones donde abundan los excesos. Esperemos que poco a poco esa tendencia vaya cambiando y, sobre todo durante el resto del año, se vaya hacia unos hábitos mucho más saludables.

      ¡Un saludo y gracias por seguirme!

      Responder

¿Me cuentas que te ha parecido?