Dada la importancia que tiene la actividad física en nuestra vida y, teniendo en cuenta que el principal contacto con ella viene de la mano de estos profesionales, he creído importante sacar este tema a colación.

Antes de entrar en materia me gustaría aclarar un par de puntos:

  • Vaya por delante mi respeto por estos profesionales y que la intención de este post no es otra que hacer una crítica constructiva a su trabajo.
  • Dado que uno va sumando años a su cuenta personal y hace ya unos cuantos que no estoy en una clase de educación física, no descarto en absoluto que la situación haya cambiado.

Si busco en mis recuerdos el primer contacto con la educación física me viene a la mente mi profesor Javier y la prueba en la que teníamos que dar varias vueltas a todo el perímetro del colegio. Yo era un niño torpe y con escasas o nulas cualidades para el deporte, por lo que mi condición física hacía que esa prueba fuera una tortura. Recuerdo que, junto con otros dos niños, me iba quedando atrás mientras los niños más acostumbrados a la actividad física iban adelantándonos.

Todos mis recuerdos giran en torno al mismo sentimiento de sufrimiento, de exclusión y la continua sensación de que eso no estaba hecho para mí, por lo tanto, fui desarrollando una profunda aversión al deporte y comenzó a girar la pescadilla que se muerde la cola, cuanto menos deporte haces, menos condición física tienes y menos ganas tienes de hacer deporte.

Ya en la edad adulta me he dado cuenta de que eso no es el deporte, que la actividad física puede ser muy divertida, gratificante y, lo más importante, que es para todos. Tengas las cualidades que tengas puedes encontrar la actividad perfecta para ti.

Desde el prisma de profesional sanitario me doy cuenta realmente de lo necesarias que eran esas clases. Por desgracia no hay asignaturas que eduquen en hábitos saludables en cuanto a alimentación se refiere, pero si existe la educación física, por lo que no podemos permitirnos alejar a los niños de la actividad física porque adquieran una visión exclusiva del deporte y piensen que no está hecho para ellos.

Imagen de un niño apartado en las clases de educación física.
El sobrepeso y la torpeza en el deporte son unas de las principales causas de acoso escolar.

Ni que decir tiene que con el problema del bullying esta situación se agrava y las clases de educación física pueden llegar a ser un infierno.

El deporte debe ser divertido e inclusivo. La meta no debe estar en meter más goles, canastas, correr más rápido o durante más tiempo. Esa es la idea que tenemos que conseguir inculcar a las nuevas generaciones. A mi modo de ver, ejercicios como el test de course-navette o el test de Cooper deben pasar al olvido.

El verdadero papel de esta asignatura no debería ser formar a grandes atletas, debe ser acercar el deporte a los niños y conseguir que entiendan que la actividad física debe formar parte de su vida.

Por desgracia los índices de sobrepeso y obesidad infantil van cada vez a más y mientras los dietistas-nutricionistas sigamos fuera del sistema público tanto a nivel sanitario como de educación, el único arma que tenemos para combatir esta situación es el papel de la educación física.

Soy consciente de que, durante mucho tiempo, la figura del profesor de educación física ha sido denostada. Se le ha considerado un deportista frustrado que, al no poder triunfar, se ha dedicado a dar clase y a su asignatura no se le ha dado el mismo valor que al resto. Siempre ha sido la prescindible, la menos importante, prácticamente la de relleno.

Tenemos que conseguir cambiar esa imagen. Debéis asumir el papel de educadores de la salud. Tenéis la responsabilidad de conseguir que vuestros alumnos asuman la actividad física como algo necesario y divertido. No os limitéis a la educación física. Proponer talleres de alimentación saludable o de prevención de trastornos de la conducta alimentaria, me consta que vais a encontrar multitud de profesionales encantados de impartirlos.

Tenéis en vuestras manos la posibilidad de convertir vuestra asignatura en un pilar fundamental de la salud de vuestros alumnos y me parece que ese objetivo es mucho más importante que conseguir que un grupo de niños den varias vueltas al perímetro del colegio.

Puede que también te interese...

SEPTIEMBRE 29, 2018

Día mundial del corazón

Si hay un órgano importante en el cuerpo humano ese es el corazón. Seis semanas...

0

SEPTIEMBRE 22, 2018

Nutrición y cáncer

Cáncer. Seis letras. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) el...

0

AGOSTO 15, 2018

La bomba del verano

Por desgracia, como pasa muchas veces en twitter, ha surgido una gran polémica y digo...

0

Comments

2

  • Hola Dani. He leído tu post y no estoy de acuerdo en algunas afirmaciones que haces: ‘no hay asignaturas que eduquen en hábitos saludables’. No sólo es un contenido curricular del área de E. F también del área de ciencias naturales. Los desayunos saludables se trabajan a diario, los menús de los colegios elaborados por profesionales… El problema de la alimentación y malos hábitos es un problema social, el colegio no es el único lugar para abordar el problema. He de decir que el área de E. F además de ser impartida de forma lúdica, suele ser la preferida de los más pequeños ya que ls ensena juego en equipo, abordan todos los deportes, experimentan con juegos y se mantienen activos. Habria que trasladar a políticos la preocupación por el sedentarismo y la importancia del area para q no se vean reducidas sus horas lectivas.

    Responder
    • Hola Alicia! Como he dicho en el post seguramente muchas cosas hayan cambiado desde que yo iba a clase, por lo que no me extrañaría que ahora las clases en general sean muy distintas a como yo las recibí. No puedo opinar sobre los programas de desayunos saludables puesto que no los conozco, el tema de los menús de los colegios se sale totalmente de la temática del post, pero también es bastante cuestionable. De hecho se pueden ver a diario quejas de padres a los que a sus hijos les han dado en el colegio, a modo de promoción, sobres de colacao, sticks de embutidos, etc.

      Esta claro que el problema actual con el sobrepeso y la obesidad es multifactorial, pero precisamente por ello, creo que es de vital importancia para contrarrestar ese sedentarismo que los profesores de educación física tomen verdadera conciencia de la importancia que tienen en la vida diaria de los niños.

      Gracias por tu comentario!

      Responder

¿Me cuentas que te ha parecido?